Tomografía por Emisión de Positrones (PET)

La tomografía por emisión de positrones, también llamada diagnóstico por imágenes PET o exploración PET, constituye un tipo de diagnóstico por imágenes de medicina nuclear. La medicina nuclear constituye una subespecialidad dentro del campo de la radiología que utiliza cantidades muy pequeñas de material radioactivo para diagnosticar o tratar enfermedades u otras anomalías dentro del cuerpo. Los procedimientos por imágenes de medicina nuclear son no invasivos y generalmente constituyen exámenes médicos indoloros que ayudan a los médicos a diagnosticar problemas de salud.

Unknown

Estas exploraciones por imágenes utilizan materiales radioactivos denominados radiofármacos o radiosondas. Según el tipo de examen de medicina nuclear al que se someta, la radiosonda se puede inyectar en una vena, ingerir por vía oral o inhalar como gas y finalmente se acumula en el área del cuerpo a examinar, donde emite energía en forma de rayos gamma. A esta energía la detecta un dispositivo denominado gammcámara, un escáner y/o sonda para PET (tomografía por emisión de positrones). Estos dispositivos trabajan conjuntamente con una computadora para medir la cantidad de radiosondas absorbidas por el cuerpo y para producir imágenes especiales que proporcionan detalles tanto de la estructura como de la función de los órganos y otras partes internas del cuerpo.

En algunos centros, las imágenes de medicina nuclear se pueden superponer con tomografía computada (TC) o resonancia magnética nuclear (RMN) para producir diversas vistas, una práctica conocida como fusión de imágenes o co-registro. Estas vistas permiten que la información correspondiente a dos estudios diferentes se correlacione y se pueda interpretar en una sola imagen, proporcionando información más precisa y diagnósticos más exactos. Un examen por PET mide las funciones corporales de relevancia, tales como el flujo sanguíneo, el uso de oxígeno, y el metabolismo del azúcar (glucosa), para ayudar a los médicos a evaluar la correcta función de los órganos y tejidos.

Usos comunes del procedimiento

Los estudios por PET se llevan a cabo con el fin de:

  • Detectar cáncer
  • Determinar la diseminación del cáncer en el cuerpo
  • Evaluar la eficacia de un plan de tratamiento, tal como la terapia de cáncer
  • Determinar el retorno de un cáncer tras el tratamiento
  • Determinar el flujo sanguíneo hacia el músculo cardíaco
  • Determinar los efectos de un ataque cardíaco, o infarto e miocardio, en áreas del corazón
  • Identificar áreas del músculo cardíaco que se beneficiarían mediante un procedimiento tal como angioplastia o cirugía de bypass coronario (en combinación con un estudio de perfusión miocárdica)
  • Evaluar anomalías cerebrales, tales como tumores, desórdenes de memoria y convulsiones, entre otros desórdenes del sistema central nervioso
  • Esquematizar el cerebro humano normal y la función cardíaca

Preparación para la prueba

  • Se solicitará el uso de una bata durante el examen o le permitirán usar su propia ropa.
  • Las mujeres siempre deben informar a su médico o técnico si existe la posibilidad de que se encuentren embarazadas o si se encuentran en un período de lactancia.
  • Debe informarle a su médico cualquier medicación que se encuentre ingiriendo así también como vitaminas y suplementos herbales y en caso de padecer alguna alergia. Asimismo comuníquele a su médico enfermedades recientes u otros problemas de salud.
  • Las joyas y otros accesorios se deben dejar en el hogar, o se deben extraer con anterioridad al examen debido a que podrían interferir en el procedimiento.
  • Recibirá instrucciones específicas en base al tipo de exploración por PET al que se someta.
  • Los pacientes diabéticos recibirán instrucciones especiales respecto a la preparación para este examen.

El equipo

El escáner para tomografías por emisión de positrones (PET) consiste en una extensa máquina que cuenta con una abertura circular y con forma de dona en el centro, similar a una unidad para TC. Dentro de esta máquina se encuentran diversos aros correspondientes a detectores que graban la emisión de energía desde la radiosonda en el cuerpo. Una computadora cercana colabora con la elaboración de imágenes a partir de los datos obtenidos por la cámara o el escáner.